14dic2010: “Resumen de Cancún”

Resumen de Cancún

Las negociaciones de Cancún han terminado con acuerdo de todas las partes salvo Bolivia. Hay una práctica unanimidad en que los resultados han sido mejores de lo esperado, y que la Convención Marco de UN ha recuperado credibilidad para lograr el gran acuerdo global sobre la mitigación de emisiones que se espera conseguir dentro de 12 meses en la COP17, en Durban. Los países BASIC (Brasil, Sudáfrica, India y China), muestran satisfacción, aunque no se haya acordado prorrogar el acuerdo de Kioto –ni no prorrogarlo; en realidad, sólo se dice que las partes se comprometen a cerrar un acuerdo lo antes posible para evitar que haya un periodo post-2012 que quede al descubierto.

Se dice que se ha avanzado en adaptación, financiación, transferencia de tecnología y emisiones de la deforestación; y se han concretado algunos parámetros para que el deseado acuerdo vinculante sobre mitigación pueda ser acordado en la COP17, aunque no se hace referencia expresa a este horizonte temporal.

Los borradores de los acuerdos logrados están disponibles en la web de la UNFCCC:

– Acuerdo sobre Accón Cooperativa a Largo Plazo (LCA)

– Acuerdo sobre el Protocolo de Kioto

Una vez leídos, se entiende bien la moderación del optimismo en las declaraciones de Greenpeace y Oxfam, y también se entiende la oposición de Bolivia, que alega que el texto acordado es más bien una copia del Acuerdo de Copenhague. Ciertamente, no hay grandes novedades, y el único motivo de celebración es el hecho de que se haya alcanzado un acuerdo entre más de 190 partes con intereses nacionales en muchos casos radicalmente opuestos. Un acuerdo con ligeros avances es muy preferible a otra decepción como la de Copenhague, lo que puede explicar que Cuba, Venezuela y Arabia Saudita, que anteriormente apoyaban la postura de Bolivia, hayan dejado a ésta como la única de las más de 190 partes negociadoras que impidió la unanimidad. Sin embargo, la realidad es que todo queda en el aire de cara a Durban.

1)      Mitigación  y MRV (verificación de reducciones)

Se ha acordado que tanto los países desarrollados como los no desarrollados deben reducir sus emisiones para limitar el aumento de temperaturas a 2ºC por encima de los niveles preindustriales –como recogía ya el Acuerdo de Copenhague-, contemplando incluso la ambición de limitar el aumento a 1,5ºC. Los países desarrollados se comprometen a aumentar el nivel de sus reducciones prometidas. Los países en desarrollo, liderados por China e India, se han opuesto a que se acuerde la necesidad de recortar en un 50% las emisiones de GEIs para 2050; pero sí se comprometen a tomar medidas para revertir la tendencia creciente de sus emisiones y a que estas medidas sean verificadas por organismos internacionales de manera “no intrusiva y respetuosa con su soberanía”.

Se hace una llamada a que los países envíen, antes del 21 de febrero, propuestas de mecanismos, tanto ‘de mercado’ como ‘no de mercado’ para reducir emisiones.

Greenpeace ha mostrado su desacuerdo con la inclusión de la captura y almacenamiento de carbono como tecnología elegible para los proyectos del Mecanismo de Desarrollo Limpio, ya que con ello se apoya el negocio de los combustibles fósiles, en vez de promover más las energías renovables.

2)      Financiación

Se vuelve a recoger las cifras del Acuerdo de Copenhague sobre la aportación por los países desarrollados en su conjunto de 30 millones de dólares en 2010-2012, que en 2020 se convertirán en 100 millones anuales. Se ha abandonado la referencia el 1,5% del PIB que se presentaba como opcional y que quizás habría sido más operativa, y sin duda más ambiciosa.

Se acuerda la creación de un Fondo Verde para apoyar proyectos en países en desarrollo, con un comité de 12 miembros de países desarrollados y otros 12 de países en desarrollo y subdesarrollados, si bien el diseño del fondo lo decidirá otro comité con 15 miembros de países desarrollados y 25 de países en desarrollo.. También se ha acordado que sea el polémico Banco Mundial quien gestiones este fondo durante los 3 primeros años, tras los cuales puede cambiarse el asignatario.

3)      REDD (Reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de bosques)

Las partes se comprometen a “decelerar, parar y revertir” la deforestación se acuerdo a sus circunstancias nacionales. Se llama a buscar formas de reducir la presión sobre los bosques y a que los países en desarrollo los conserven con la ayuda financiera y tecnológica de los países desarrollados.

4)      Adaptación

Se decide la creación de la Convención de Cancún para la Adaptación, para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse a las consecuencias del cambio climático, y se pide a los países que envíen propuestas para la puesta en marcha y funcionamiento de un Comité de Adaptación.

5)      Transferencia de Tecnología

Se decide crear un Comité Ejecutivo de Tecnología para asesorar sobre las necesidades tecnológicas regionales en mitigación y adaptación, y coordinar la acción de gobiernos, empresas, ONGs y centros de investigación. También se decide crear un Centro y Red de Tecnología Climática que facilite el trabajo en redes.

  

Lo dicho: se han acordado muchas palabras, pero bastante vacías de contenido real. Eso sí, se puede recuperar la esperanza de que el acuerdo llegue dentro de 12 meses. Doce meses en los que la movilización y la presión social tienen que crecer exponencialmente. No nos engañemos: todavía somos pocos y hacemos mucho menos ruido del que hace falta.

Alejo Etchart

Stakeholder Forum

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s