13/6/2013: Necesidad de Modelos de Negocio Social en Comunidad

Ponencia ‘La Necesidad de Modelos de Negocio Social en Comunidad’, presentada en Jornada ‘Comunidades: Modelo de Negocio Social y Modelo de Gestión’. Lugar: Univ. Deusto, 5/6/2013. Representantes de las 3 universidades vascas, Innobasque, GoiEner, Fiare, Bagara y Butroi en Transición.

Ponencia- Necesidad de Modelos de Negocio Social en Comunidad

Durante esta primera parte de la jornada, se argumentará sobre la necesidad de avanzar hacia negocios sociales en comunidad para hacer que los enfoques de creación de comunidades sean perdurables en el tiempo. Compartiremos lo que está sucediendo en torno a ‘Butroi Bizirik- en Transición’  como ejemplo que puede ser un caso piloto para la construcción práctica de un modelo de negocio que después se pueda adaptar a otros lugares. En la segunda parte, Jon Walker presentará el Viable Systems Model como modelo de gestión para este tipo de iniciativas.

Evitamos referirnos a la inviabilidad del modelo económico actual por tres razones: la primera, porque es clara y evidente,en la teoría y en la práctica; la segunda, porque la alternativa de la que vamos a hablar es deseable por sí misma, además de probablemente ineludible; y la tercera, porque aunque la indignación es necesaria, lo que es imprescindible es tener alternativas.

Por similares razones, tampoco vamos a extendernos sobre necesidad de relocalizar la economía y las formas de vida para aumentar la capacidad de respuesta ante impactos, para recuperar valores(previos al consumismo) sobre los que se ha construido el bienestar de las personas, para hacer que las personas sean actrices de sus destinos y para conseguir verdaderas democracias – deliberativas, cooperativas y participativas.

Ambas hipótesis, la inviabilidad del modelo y la necesidad de relocalización, están sobradamente argumentadas en cientos de trabajo académicos –entre ellos, la publicación de Joseba Azkarraga (aquí presente) La Evolución Sostenible, en sus dos volúmenes; o el que se envió con la convocatoria.

Lo que sí queremos compartir son unas pocas reflexiones sobre una visión alternativa de relocalización:

1.- La reflexión más importante es que de hecho la relocalización está ya ocurriendo en todo el mundo a través de movimientos ciudadanos que están catalizando el cambio mediante la puesta en valor de activos inexplotados. Los casos de Movimientosde Transición (TN), Ecoaldeas (ecovillages), Ecomunicipalities (orig. suecas), Post-Carbon Cities (USA), Low Carbon Communities NetworkLocal UnitedCommunity Energy WalesGreen CommunitiesThe Community Energy Practitioners’ Forum (UK), las Associations pour le maintien d’une agriculture paysanne AMAP),Terre de LiensVirages Energie (FR), Arcipelago ScecDescrescita Felice (IT), ‘Toda Suecia Debería Vivir’, ConvertingSweden (Suecia),Climate Alliance (Holanda), Converge Network (Portugal), Red Europea de Agricultura con Base en la Comunidad y otras muchas iniciativas, alineadas o no en movimientos más amplios, son ya decenas de miles en todo el mundo y se multiplican exponencialmente, apenas detectadas por los radares de los medios de comunicación masivos, y, desde luego, por debajo de los de grandes empresas y gobiernos de todo ámbito. Sólo en Europa hay ya más de 2.000 casos, aumentando muy rápidamente. (El jueves que viene estaré en Bruselas en un encuentro europeo para la formación de una red de información sobre iniciativas locales).

2.- Lo mismo ocurre con otros movimientos teóricos –decenas de ellos— que se alinean en esa misma idea de relocalización: Decrecimiento, Economíadel Buen VivirEconomía del BienestarEconomía del Bien Común,Economía EcológicaNuevaEconomía20+20PermaculturaConsumo ResponsableCooperativas integrales, y un largo etcétera.

3.- Aunque existen soluciones para muchos de los problemas parciales de la sostenibilidad, la falta de enfoques integradores es un obstáculo fundamental para avanzar. La Agenda 21, por ejemplo, era más una colección de propuestas parciales (energía,alimentación, transporte, etc.) que una propuesta integrada. A propósito de la A21, independientemente del juicio a su contribución, lo cierto es que su recorrido parece agotado –como enfoques de arriba-abajo que realmente son, no pueden ir más allá de lo que han durado los fondos que la han promovido. Los movimientos de comunidad, verdaderamente de abajo-arriba, parecen, pues, la siguiente­­ etapa. Creemos que las comunidades son la verdadera unidad celular de evolución sostenible. En palabras de RobHopkins , “si esperamos a los gobiernos, será tarde; si actuamos individualmente, será poco; pero si reaccionamos en comunidad, puede ser suficiente y a tiempo”.

4.- Contrariamente a lo que se muchos dicen, el mayor inconveniente para la relocalización no es la falta de concienciación. Todo el mundo sabe que las cosas tienen que cambiar mucho, pero se sienten impotentes, se dan por vencidos desde sus individualidades ante las señales desinformadoras que dan los precios, y sólo son capaces de denunciar “es que deberían prohibir esto  o hacer lo otro…”, como si la cosa no fuese con cada uno de todos nosotros, sino sólo con los gobernantes –que,aunque puedan ser conscientes de la necesidad imperativa de cambiar de rumbo,no pueden hacerlo, impelidos por otras fuerzas determinantes. Pero la gente se entusiasma cuando oye hablar de, por ejemplo, los Movimientos de Transición. Cada vez más gente es cada vez más consciente de que tiene que activar su responsabilidad para con su propio destino; y si ven una propuesta ilusionante, la abrazan.

y5.-Para que esa siguiente etapa llegue y sea duradera, debe salvar otra barrera que, ésta sí, creemos que es la real: conseguir su propia viabilidad económica; y, a ser posible, que sea sistemática –que todas las comunidades tengan al menos una forma de conseguir su viabilidad económica. Si se quedan en lo deseable social y medioambientalmente, estos movimientos locales no pasarán de casos pasajeros o meros cantos al sol.

En Mungia-Butroi nos lo hemos puesto como meta. Estamos abiertos a recibir asesoría sobre el modelo económico instrumental para conseguir esa viabilidad económica. Si lo conseguimos podrá servir de referencia para otras comunidades que lo deseen.Esto es con lo que contamos para ello:

–                    Explícita e implícitamente, estamos construyendo resiliencia: capacidad de reacción ante adversidades. Estamos tratando de recuperar habilidades,relaciones y alimentos que se estaban perdiendo; estamos buscando mayor soberanía alimentaria, energética y de telecomunicaciones; estamos diseñando actividades para generar empleo local y ecológico, para desarrollar economía monetaria y no-monetaria… La resiliencia y la vida en comunidad son en realidad dos caras de la misma moneda.

–                    Creemos que lo podemos conseguir aplicando un negocio social, es decir (en palabras de M. Yunus) “una compañía que no genere pérdidas ni reparta dividendos, y afronte un problema social”. El asunto social que queremos abordar es, en términos globales, la creación de resiliencia. Los negocios sociales se concibieron para luchar fundamentalmente contra la pobreza y la exclusión, pero realmente tienen la capacidad de abarcar a toda la pirámide social; matiz que se hace fundamental al considerar, además, que cada vez más personas estamos cada vez más expuestas a la pobreza y en riesgo de exclusión.

–                    Queremos que sea en cooperativa, de lo que‘algo’ sabemos en Euskadi. Sin embargo, el cooperativismo de Mondragón, por ejemplo, no es social sino industrial. Socialmente tiene implicaciones positivas, por el reparto más equitativo de rentas o la toma más democrática de decisiones; pero el objeto social de las cooperativas de Mondragón, con la sana excepción de algunas como Lanki o Bagara, dista de ser ‘social’. El problema que Arizmendarrieta trató de resolver en su día (la pobreza del Valle) no se da ya. Y es muy verosímil que, ante los problemas de hoy, su respuesta no fuese un sólo un cooperativismo industrial sino también uno mucho más social, en el que hubiese negocios dedicados a objetivos sociales. De hecho, la premisa del apoyo mutuo local estaba en su ideología.

En Butroi queremos constituirnos en Cooperativa Mixta en la que el grupo principal será de consumidores y se incluirán grupos de trabajadores y productores.

–                    Queremos que nuestro negocio social en cooperativa orientada a generar resiliencia puede abarque varias dimensiones de actuación o líneas de negocio, de forma que las económicamente excedentarias financien a las deficitarias: comercialización y gestión de energía; comercialización de otras producciones locales (prioritariamente ecológica, y especialmente agrícola, pero también de otros ámbitos alimentarios –carne, lácteos, panadería, mermeladas, croquetas, cocidos embotados,etc.)–;bancos de tiempo [[ya estamos activos en los tres capítulos anteriores]]; gestión de servicios compartidos (lavandería, salas multimedia, gremios profesionales, vigilancia, cuidados, etc.) y de consumo compartido; un bar-restaurante con espacio social; ejercicio y salud integral; ocio;banca ética, seguros éticos y un creciente abanico de productos y servicios que se presenta desde una nueva forma de entender el mundo; y, en fin, pequeñas iniciativas empresariales ubicadas en la comarca pero no necesariamente destinadas a ella, cuando creen empleo y refuercen la viabilidad económica del enfoque.

Y el concepto que permite ese negocio social es el de apropiación. ‘Apropiarnos del hecho económico que conlleva el ser una comunidad’ quiere decir que porque somos un grupo que demanda unos bienes y servicios acordes a unos valores  y porque somos capaces de satisfacerla internamente,podemos abordar esos negocios disminuyendo el riesgo y compartiendo el riesgo, la propiedad y las rentas que generen.

Creemos que si conseguimos demostrar en Mungia-Butroi que la apropiación de valor es la forma sistemática de dar viabilidad económica de las pujantes propuestas de construcción de comunidades, tendremos un modelo integrado, quizá sistémico, que podrá adaptarse (no replicarse cual franquicia al uso) en otras muchas comunidades; y que no es sólo una respuesta ante la crisis, sino una propuesta deseable por sí misma.  En Mungia tenemos unos activos y en otros lugares tendrán otros. Pero la apropiación está al alcance de todos.

Tenemos la visión-misión-valores, el objeto de negocio, la demanda inicial, la oferta,el canal, la motivación, las ideas clave claras; quizá, las piezas clave y más difíciles de un negocio. Con todo esto, construir el modelo de negocio y un plan de negocio puede ser muy complejo, pero no muy difícil –de ello queremos hablar con vosotros. Hay otros dos elementos importantes: los aspectos legales y el modelo de gestión. Para aspectos legales,contamos con varios apoyos. Para el modelo de gestión, el VSM, del que Jon nos va a hablar después de los 20 min de debate, parece ser ideal.

Alejo Etchart, Economista de Transición

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s