7/5/2012: Podemos!

Podemos!

 

Pensar que el crecimiento económico es un objetivo es tan miope como que un madridista crea que sacar a Cristiano Ronaldo lo es. El objetivo, en este caso, puede ser que el Real Madrid juegue bien, o que gane. En aquél, puede serlo el bien común o la generación de empleo o lo que sea; pero es claro y  evidente que afirmar que el objetico es el crecimiento económico es un error.

El crecimiento económico es sólo un medio; pero ¿para qué objetivo?

La economía es la ciencia que trata de resolver el problema de la escasez de los recursos. Así de simple. Si los recursos fuesen ilimitados, no habría economía. En la facultad estudiábamos que hay 3 grupos de recursos: capital, tierra y trabajo (del lado de la oferta). Falta el medio ambiente. Por eso, los precios no nos informan de la cantidad de ‘medio ambiente’ que consume lo que compramos. Además, la oferta de trabajo no es escasa; todo lo contrario: lo escaso es la demanda de trabajo. Por eso, la economía sólo sirve al capital y a la tierra. Hablemos del capital.

La retribución del capital son los intereses. Para que haya intereses se necesita endeudamiento. Endeudarse implica creer que en un futuro se va a ser lo suficientemente más rico como para pagar lo que ahora se compra además de lo que entonces se comprará. Pero no vale con la deuda del hoy: en un futuro también el capital también necesitará nuevos intereses, conllevando un mayor endeudamiento. Y así sucesiva e interminablemente. Por eso la economía necesita el crecimiento: no para mejorar el empleo, ni para respetar a la naturaleza, sino para generar los intereses que necesita el capital.

El capital no entiende de necesidades sociales, de medio ambiente o de otra cosa que no sean los intereses, y para ello necesita crecimiento económico. Viaja a gran velocidad buscando la máxima ganancia de dinero, llevándose por delante a países enteros si hace falta y, además, con crédito bancario para hacerlo cuando unos bancos a los que hemos rescatado con dinero público no dan crédito para nada más. El crecimiento económico no proporciona empleo porque, al no ser escasa la oferta de trabajo, el crecimiento tenderá a empobrecer las condiciones de trabajo. ¿Si te dijesen que a partir de mañana vas a cobrar la mitad, crees que podrías evitarlo?

El crecimiento económico no es necesario para generar empelo, por mucho que los políticos repitan que sí lo es, casi unánimemente. Para que el crecimiento económico genere empleo, o bien se hace que el trabajo vuelva a ser un recurso escaso (por ejemplo, reduciendo drásticamente las horas de trabajo de cada persona), o la economía asume que lo que es escaso no es el trabajo sino el empleo – ¿quizás a alguien se le ocurre cómo?

El crecimiento económico no favorece al medio ambiente. Para que lo favorezca, la economía tendría que ‘internalizar las externalidades medioambientales’; o, dicho con otras palabras, hacer que la producción de bienes y servicios pague el ‘consumo de medio ambiente’, y que se refleje en los precios. En parte, es lo que el Protocolo de Kioto pretendía, constatando la escasez de ‘contaminación posible’. Pero el PK hace aguas por todas partes, principalmente porque no obliga a reducir emisiones a los dos países más contaminantes del mundo y porque las emisiones se contabilizan donde se producen y no donde se consumen, lo que hace que, por ejemplo, Europa vaya a cumplir holgadamente con su compromiso (-8% s/ 1990) trasladando a China la mayoría de las emisiones, sin cambiar sustancialmente sus hábitos de vida. Con lo cual, seguimos ‘consumiendo medio ambiente’ en proporción directa al crecimiento económico.

Por otra parte, el crecimiento económico ilimitado no sólo es imposible en un mundo con recursos limitados, sino que además obliga a las siguientes generaciones a pagar el hecho de que las actuales vivamos por encima de nuestras posibilidades de generar dinero. Por hablar sólo del endeudamiento público, tanta infraestructura fastuosa, tanta autopistas sin apenas tráfico, tanto tren para tardar la mitad en ir a Madrid, tanta sinvergonzada de aeropuerto… Todo esto, y muchas más barbaridades creadas para que paguemos intereses a los bancos, lo van a tener que pagar (?) nuestros hijos y nietos, que serán cada vez relativamente menos por el envejecimiento de la población; y  con sueldos cada vez menores. Tan esperpéntico e INSOSTENIBLE como difícil de rebatir.

Por todo ello, el crecimiento económico no sólo no es la solución, sino que es la causa de la crisis,como afirma Tim Jackson. Por todo ello, y por más razones claras que se explican en otro post, el crecimiento económico es incompatible con el desarrollo sostenible. Sin embargo, casi todos los políticos, y todos los gobernantes, repiten hasta la saciedad que hay que recuperar el crecimiento. La práctica ha dejado sobradamente probada la imposibilidad de que una política orientada a servir a la economía gestione el bien común. No importa de qué color sea un partido político, que en este sistema siempre será esclavo del capita. La realidad le obliga a ello.

Cambiar la realidad está en nuestras manos. Cientos de miles de pequeñas organizaciones sociales en todo el mundo están luchando por la justicia social y ambiental. Paul Hawken, en este emocionante video subtitulado en castellano, refleja el enorme movimiento mundial que está surgiendo, y lista 130.000 – podrían ser 500.000- de estas organizaciones. La alternativa la tenemos que buscar cada uno de nosotros, ciudadanos de a pie; y para que el cambio ocurra debemos no sólo indignarnos y protestar, sino, sobre todo, debemos tomar las riendas del cambio empoderándonos a través de nuestras respectivas comunidades, sin esperar a que una Administración viciada nos facilite lo que buscamos. Esta es la razón por la que los Movimientos de Transición son tan importantes. Peter Senge, otrora gurú del desarrollo organizacional, lo dice claramente: “Si alguna esperanza existe para la humanidad, reside en regenerar la vida en comunidad, recuperando de nuestro ADN la característica de animales sociales”. La innovación necesaria no es tecnológica: es social, es sistémica.

…Y, oh divina casualidad, acabo de tomarme un descanso para ver Salvados. Esto es un resumenmuy significativo del programa de hoy, pero seguro que el programa completo está disponible en breve en Internet. A quien lo vea no le quedará duda sobre la perversidad fatal del sistema económico-político actual, y, lo que es más gratificante, de que podemos cambiarlo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s