Apuntes de un idiota sobre política

Si no fuese desde una visión amplia de lo que acontece, lo pueril de los asuntos que llenan los noticiarios [1] rebosaría el vaso de lo soportable. Es muy significativo que, estando sobre la mesa asuntos del calibre del cambio climático, nos preocupemos por tantos juegos de niños. Viéndolo desde una comprensión amplia, en cambio, se entiende que, simplemente, muestra civilización –o especie—, llega al límite de su incompetencia; y que, si de algo tiene que salvarse la vida, es de nuestra miopía. La naturaleza dispone que todo lo que es unidad de vida desaparezca como tal para dar paso a nuevas concentraciones de energía, también efímeras pero siempre más comprensivas que las que transcienden.  Así, desde los átomos hasta el universo, y más acá y más allá; pasando por civilizaciones y especies.

Eso que llamamos política hace mucho que se ha convertido en un circo, dirigido más bien por idiotas que por políticos, si somos fieles a la etimología griega de ambas palabras. Porque, sí, la política es hoy un tablero sobre el que se juegan partidas de intereses privados, por mucho que se arguyan sacrosantos motivos, que cada uno porta como baluarte y contra los que acusa al otro de atentar, para manipular opiniones y atraerlas hacia la defensa de sus inconfesados intereses, convirtiéndolos en espectáculos de masas apasionadas por gilipolleces como las identidades nacionales prêt-à-porter, la defensa de derechos que el cielo parece haber otorgado o de intereses estratégicos, por satisfacer necesidades (?) tan fundamentales (?) como el llegar media hora antes a un destino o de poder navegar por internet a velocidades ultrarrápidas, pretendiendo someter al tiempo al dictado de una tecnología que lidera la carrera de una jauría de pollos descabezados hacia el disparate.

Pero la idiotez no se acaba en la política, sino que se funda en la generalizada forma de mirar al mundo. Miramos desde nuestra perspectiva interesada, dejando fuera de su comprensión todo lo que creemos que no nos afecta. La frase “cada uno debe mirar por sus intereses” se pronuncia con tanto convencimiento como inconsciencia de su gravedad, perpetuando el conflicto. Somos incapaces de ver lo que acontece porque miramos desde nuestro interés, y así no podemos ver la inmensidad que queda fuera de él. La mirada parcial, el no abarcar a ‘lo otro’, el creer que el organismo limita nuestro ser, impiden la comprensión de la causa que funda la permanencia del conflicto.

Toda manifestación de vida, como la gota de agua, nace y muere; y es precisamente gracias a ello que la vida sigue viviéndose. Creyéndonos gota de agua, no nos vemos el agua de la gota, que es el mar.

Lejos de generar angustia, el ver nuestra miopía da paso a la comprensión del tiempo como acontecer histórico, y a entender que estamos ante un momento importantísimo para el vivir: tenemos la oportunidad de comprender nuestra limitación, y con ello contribuir enormemente al aprendizaje de la vida. La misión de nuestro tiempo no es salvar cosa alguna, sino trascender la idiotez, ampliar la comprensión –y de ello, por añadidura, se derivarían inmediatamente unos estilos de vida que fundarían un mundo más armonioso.


[1] Estos días toca: asunto catalán, brexit, guerra arancelaria, impeachment, caos en Ecuador, Chile y Argentina, turcos contra kurdos, infinita guerra siria, batallas electorales, reubicaciones de cadáveres, tipos de interés, crecimiento económico… Desaparición de pueblos y pequeñas ciudades, empobrecimiento de los trabajadores, despliegue imprudente del 5G, numerosas demandas de dinero en nombre de la justicia, despidos masivos, desconfianza empresarial… Todas estas son noticias que hoy se escuchan, pero ¿cómo no vemos que, en el fondo, son la misma noticia, con distintas formas? Resultados diversos de intereses miopes, con infinidad de disfraces. (Eso sí, los noticiarios siempre acaban con noticias deportivas, para aliviar la amargura que podría dejar lo anterior.)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s